Seguridad completa al viajar

Hace más de un año que nos olvidamos de lo que es viajar con normalidad porque, desde marzo de 2020, se imponen restricciones, normativas y prohibiciones relacionadas con la pandemia. La última gran inauguración, salvo contadas excepciones, fue la pasada Navidad (tras sufrir la terrible tercera ola del coronavirus) y en esas fechas plataformas como BlaBlaCar detectaron un aumento del 20% en la intención de búsqueda de viajes entre los usuarios, especialmente en comunidades pequeñas.

Este fin de semana se ha reabierto la movilidad interprovincial en Andalucía y el próximo 9 de mayo, con el fin (y principio) del actual estado de alarma, se prevé que las restricciones caigan en toda España y que los ciudadanos pueden desplazarse libre por el País.

Pero eso no significa que tengamos que olvidarnos de las precauciones, porque el virus todavía está ahí y la vacunación generalizada aún está muy lejos. A pesar de esto, ¿es posible viajar de forma segura? Es complicado, pero no imposible, solo sigue una serie de recomendaciones.

Conocer previamente las normas de seguridad de cada forma de viajar

Una vez que se ha especificado el destino, es el momento de decidir el medio de transporte y, en tiempos de una pandemia, es recomendable comprender a fondo las medidas de seguridad adecuadas en cada alternativa.

Por ejemplo, si opta por viajar en coche compartido, es recomendable hablar previamente con el conductor para asegurarse de las medidas de seguridad que se tomarán, como la ventilación o desinfección del vehículo y, así, reducir la incertidumbre.

En caso de viajar en medios como avión, tren o autobús, es necesario respetar las normas básicas de seguridad y las establecidas por la empresa de transporte con la que vas a viajar. En todos estos medios, el uso de la máscara es obligatorio y también se recomienda evitar comer o beber durante el trayecto, así como ocupar el espacio asignado a cada billete.

Según un estudio de investigadores de la Universidad de Southampton, el nivel más alto de contagio lo experimentan quienes viajan en asientos directamente al lado de la persona enferma, con un 3,5% de posibilidades de contraer el virus. Por el contrario, si están en la misma fila, la cifra desciende al 1,5%, por lo que es importante ceñirse a esta asignación.

Preparar una maleta segura con todo lo indispensable

A la hora de planificar el viaje, el equipaje es un punto clave. Además, ahora se ha ampliado la lista de imprescindibles con elementos como mascarillas, gel hidroalcohólico o un termómetro.

Debe traer una cantidad suficiente de mascarillas según el tiempo de estadía (es decir, suficientes para cambiarlas dentro del período de uso recomendado o en caso de pérdida o rotura).

En cuanto a las manos, lo mejor es lavarlas con agua y jabón cuando sea posible, pero una alternativa válida es llevar una botella de gel hidroalcohólico. Según el Consejo General de Enfermería, el porcentaje de alcohol en su composición debe estar entre el 70% y el 90%.

También es recomendable llevar un termómetro en tu maleta para mantener el control de la temperatura si es necesario, ya que este es uno de los síntomas más comunes de Covid-19.

Informarse de las restricciones establecidas en cada territorio

Si bien con el fin del estado de alarma se levantarán algunas de las medidas restrictivas a la movilidad, es importante saber si alguna comunidad o destino tiene medidas vigentes en ese momento. Aspectos como la movilidad entre municipios, el toque de queda, la necesidad de presentar un PCR o una prueba de antígeno negativa, o incluso reuniones y viajes entre no socios son aspectos a tener en cuenta a la hora de planificar el viaje.

Además, si planeas salir a comer durante tu estancia, también es necesario conocer el horario del restaurante. Para obtener información adecuada y actualizada, es importante recurrir siempre a fuentes oficiales como, por ejemplo, la página web del Ministerio de Salud.

Ayudarse de la tecnología para reducir contagios

La tecnología puede ser un gran aliado en la protección contra el contagio, especialmente durante los viajes. Las agencias de viajes recomiendan usar aplicaciones móviles para transportar boletos electrónicamente en lugar de imprimirlos.

Por otro lado, existen aplicaciones que te permiten mantenerte informado de la situación pandémica. Por ejemplo, Google Maps agregó una capa Covid que muestra información relacionada con la incidencia del virus en diferentes áreas. Estas funciones permiten estar al tanto de aspectos como brotes puntuales en determinadas áreas geográficas o la afluencia de transporte público en tiempo real.

Conocer todas las características de la reserva

La crisis sanitaria ha demostrado que todo puede cambiar de un día para otro. Ante estos horarios inciertos, es necesario tener muy claro las condiciones de la reserva del viaje y su política de cancelación, tanto para el medio de transporte como para el alojamiento. Tener toda la información con antelación permitirá seguir los trámites para resolver las molestias a tener en cuenta en caso de cancelación.

Según el Ministerio de Consumo, en el caso de las aerolíneas, los pasajeros que se hayan visto afectados por cancelaciones de vuelos por parte de las aerolíneas tienen derecho a información, asistencia y reembolso u otros medios de transporte. Si se cancela un traslado en autobús, la empresa debe devolver el monto del boleto sin penalización adicional. Asimismo, en el caso de que por la situación sanitaria se cierren hoteles y alojamientos turísticos, deberán devolver el importe al consumidor por no poder disfrutar de la estancia.

Seguridad en el hogar

Obviamente, si tenemos un sistema de alarma, nuestra vivienda estará segura. También podemos avisar a amigos o familiares para que pasen por casa para que parezca que está habitada.

En relación a los suministros de electricidad y gas natural, no hay que darlos de baja, puesto que dar de alta la electricidad y el gas natural tiene un coste. Lo que hay que hacer es dejar la llave de paso del gas cerrada y, si el viaje va a ser muy largo, bajar los plomos. Si nos vamos por un fin de semana no es necesario realizar esto, puesto que no se consumirá nada.

Deja una respuesta